Durante la última década, millones de niños de todo el mundo utilizaron Scratch para programar sus propios juegos interactivos, historias animadas y mucho más.

Si nunca escuchaste hablar de esta plataforma de programación diseñada por el MIT Media Lab que a comienzo de año lanzó su asombrosa versión 3.0, te damos un rápido pantallazo:

  • Scratch se utiliza en todos los países del mundo y está disponible en más de 50 idiomas.
  • Cada mes, aproximadamente 1 millón de personas nuevas se unen a su comunidad en línea
  • Cada día, más de 225.000 historias, juegos y animaciones se crean con Scratch
  • El 45% de la comunidad de Scratch es femenina.
  • Es totalmente gratis

“A medida que los jóvenes crean y comparten proyectos con Scratch, aprenden a pensar creativamente, razonar sistemáticamente y trabajar en colaboración, habilidades esenciales para todos en la sociedad actual”, dice Natalie Rusk, Directora de Investigación de Aprendizaje para el Equipo de Scratch.

¿Pero cómo se empieza con Scratch? Ya sea que estés interesado en que tus hijos o tus alumnos den los primeros pasos, ¿cuál es el enfoque más adecuado?

Rusk señala que muy a menudo Scratch se presenta con una larga explicación de la interfaz y los bloques, mientras que los niños escuchan de forma pasiva. Un enfoque explicativo que se basa en el supuesto de que ellos deben aprender a usar Scratch antes de comenzar.

Sin embargo, el MIT Media Lab diseñó y desarrolló Scratch para aprender a través de la exploración y la experimentación.

“Los bloques de codificación Scratch están diseñados como ladrillos LEGO. ¿Sería necesario dar una conferencia a los niños sobre cómo crear con estos bloques? ¡Probablemente no! Los niños aprenden armando y desarmando bloques. También incorporan nuevas ideas al ver lo que otros están haciendo y colaborando entre pares de juego”, dice Rusk.

Al igual que con los bloques de construcción físicos, los niños aprenden a codificar con Scratch experimentando y revisando mientras hacen proyectos. Por supuesto, se les brindan un ejemplos simples pero inspiradores y rápidas demostraciones o modo de introducción.

Rusk recomienda mostrar brevemente cómo agrupar bloques para hacer que algo suceda y luego animarlos a comenzar.

Según una investigación realizada por el MIT Media Lab, los jóvenes que han desarrollado amplias habilidades creativas, computacionales y de colaboración con Scratch generalmente aprenden primero jugando, es decir, probando cosas y viendo qué funciona.

Este enfoque lúdico les ayudó a desarrollar su confianza en su capacidad para aprender y resolver problemas, aprovechando al máximo la oportunidad de expresarse creativamente con las nuevas tecnologías.

¿Por qué no empezar a crear ahora mismo?

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment